TRABAJO SOCIAL
“CONTRA LAS DESIGUALDADES SOCIALES Y ECONOMICAS”

ANTECEDENTES

 

 

Jóvenes en situación de riesgo

 

Pandillas juveniles en el municipio de Puerto Tejada-Cauca

 

Desde los inicios de este municipio, Puerto Tejada ha tenido un gran aumento demográfico debido a la migración producida por conflictos sociales y por el desarrollo industrial y comercial que ha  presentado el municipio vecino Cali. Entre los años 40 y 60 se incrementó en gran manera esta migración a causa de la violencia política presente en los alrededores y más tarde por  la industrialización, esto trae como consecuencia la necesidad de tierra para la vivienda iniciándose una etapa de invasión en donde aparecieron barrios en la ciudad de Cali tales como El Piloto, Pueblo de Lata, Terrón Colorado y Siloe.

Desde este tiempo en adelante la ciudad vecina Cali,  recibió más desplazados provenientes de Nariño, Huila, Choco y el mismo Cauca donde se encuentra situado el municipio del cual trata esta problemática (Puerto Tejada), los cuales se establecieron en el oriente de la ciudad, lo que hoy se conoce como Distrito de Agua Blanca y la zona de Ladera, estas en partes motivadas por el crecimiento económico de la ciudad a causa de la presencia del narcotráfico. Años más tarde en el municipio de Puerto Tejada- Cauca se presenta esta misma necesidad de tierras para viviendas, iniciándose también al igual que en nuestro municipio vecino Cali, una invasión en la  cual  aparece un barrio conocido como “la invasión” situado al oriente del mismo municipio. 

Este barrio lo vendrían a habitar personas que posteriormente venían desplazadas de Cali del sector conocido como distrito de agua blanca en gran parte,  debido a que con la captura de algunos narcotraficantes en la ciudad de Cali muchas de estas personas se sintieron amenazadas por lo que algunas huyeron del lugar teniendo como asentamiento más próximo el municipio de Puerto Tejada según cuenta Don Alfonso Mina un adulto mayor del mismo.

En el año 1995 se registró en el municipio de Puerto Tejada una gran deserción escolar de niños entre los 12 y 17 años de edad incitados en gran parte por  la situación en la que ellos veían a personas que sin ser de su municipio llegaban a él, asentándose y cometiendo actos criminales que explican en parte la creación y

El  gran aumento de las pandillas juveniles en este municipio según algunos de sus habitantes.

 

En el municipio de Puerto Tejada  se han identificado varios grupos juveniles delincuenciales en su mayoría conformados con 7 o 20 jóvenes entre los 9 y 30 años de edad, estos regularmente han desertado del estudio y muchos son consumidores de drogas; Muchos de estos jóvenes portan armas de fuego o corto-punzantes de fabricación artesanal o industrial ya que según ellos en la zona son muy fáciles de conseguir después que se cuente con el dinero para comprarlas  con las cuales se dedican a los famosos “atracos callejeros”. Estos grupos juveniles o pandillas generalmente operan en estratos 1 y 2 generando problemas en los barrios, apoderándose de algunas zonas de diversión de las comunidades como lo son  parques, lotes baldíos, construcciones sin terminar, y esquinas; dañando la imagen del barrio y municipio en general volviéndolos de esta manera lugares  inseguros.

Este fenómeno de los grupos de jóvenes en Puerto Tejada que se reúnen y que cada cierto tiempo se vuelven noticia por los delitos que cometen, en realidad esconden una problemática mucho más profunda y compleja. Este fenómeno no es nuevo, ya desde los años 75`s  Y 80`s se sabe de la existencia de estos “parches”, lo cual ha quedado en el recuerdo de sus habitantes, como personas de la tercera edad o adultos mayores.

Este fenómeno ha sido común en muchas sociedades de nuestro país (Medellín, Cali, Bogotá, por mencionar algunas.) Coincide que es una problemática mucho más profunda, sobre todo, porque debido a esto, se ha producido en estos jóvenes la fragmentación del proyecto escolar que pierde su rol de cohesionar el proceso formativo de los jóvenes, también  la desunión familiar que produce jóvenes solitarios llenos de rencor hacia sus padres y el resto de la humanidad  que aunque aparentemente lo tienen todo les hace falta la parte más importante, que es el afecto de sus familias en especial el de sus padres.

Mientras en el país se buscan alternativas por medio de políticas como la ley de infancia y adolescencia para dar solución a ese fenómeno o al menos disminuir su efecto en los jóvenes, también es cierto que hoy más que nunca los jóvenes continúan independientemente de sus condiciones económicas buscando un espacio en estos “combos, parches o pandillas” con el fin de sentir que pertenecen a algo, de saber que al igual  que ellos hay otros jóvenes que se sienten así, con los cuales se identifican y comparten experiencias extremas para ellos, pero la realidad de esto es que muchas veces ponen en riesgo su propia vida