TRABAJO SOCIAL
“CONTRA LAS DESIGUALDADES SOCIALES Y ECONOMICAS”

ENTREVISTA

Para comprobar lo anterior a continuación podremos apreciar una  entrevista realizada a dos jóvenes que  aun teniendo  las mismas posibilidades económicas y  creciendo en el mismo entorno tomaron caminos distintos.

En esta historia de vida a sus protagonistas  les cambiaremos el nombre por petición  propia para protección de su identidad, donde  a uno llamaremos Javier y al otro  Alex.

Alex y Javier son 2 jóvenes del municipio de puerto tejada en el cauca que nacieron en familias de estratos 1 y 2 del barrio hipódromo ubicado al oriente de ese municipio a tan solo una cuadra de lo que hoy se conoce como el barrio “la invasión”.

Estos dos jóvenes asistían a clases como todos los chicos de su edad, tenían amigos en común con los que ellos compartían cosas como el jugar futbol y salir a pasear. Al salir de la escuela (primaria) y entrar al colegio (secundaria), el joven Javier contaba con tan solo 12 años de edad cuando conoció lo que era un “cacho de marihuana” según cuenta el, los muchachos más grandes de la cuadra o del barrio lo consumían cuando iban a las fiestas y el escuchaba cuando  ellos decían cosas incoherentes como “estoy en las nubes, voy a volar, esto es lo máximo” y al otro día ellos  manifestaban no acordarse de nada. Sin embargo dejándose llevar por la curiosidad a la edad de 14 años este joven Javier decide probar o entrar en el mundo de las drogas  por iniciativa propia, manifiesta que nadie lo obligo; Pero ahí no para la historia este solo sería el inicio de lo que el hoy llama una “trágica decisión”.

A los 15 años Javier empieza a consumir otras drogas como “perico, pepas y en especial 2, que él considera son las más peligrosas en nuestro país y que irónicamente según él son legales por el hecho de pagar impuestos los cuales con más ironía aun van al fondo de la salud,  el cigarrillo  y el licor (aguardiente)”.Para este momento el toma la decisión de salirse de estudiar ya que según él se encontraba en una encrucijada.

Le pregunte ¿Encrucijada? él lo definió de la siguiente manera: “en ese momento en mi vida primaban dos cosas, una de ellas era el dinero y otra el estudio, debido a que mis amigos andaban muy bien vestidos con ropa y zapatos costosos  y yo no, porque mis padres no tenían la posibilidad de comprármelas, situación por la cual yo no me sentía “en honda con ellos” tome la decisión  de salirme de estudiar y empezar a trabajar en las galerías revendiendo verduras debido a que yo pensaba que era lo mejor para mí en ese momento”

 

Mientras Javier iniciaba una nueva vida rodeado de lujos y comodidades que según  él, empezó a tener a partir del momento en que el dejo de estudiar por trabajar. El joven Alex era la cara opuesta de la moneda él se dedico a estudiar hasta que lastimosamente murió su padre y a su madre le quedo muy difícil brindarle una buena educación, debido a que no tenían recursos económicos, razón por la cual este joven empezó a trabajar en construcción. Al año siguiente ya logro regresar a sus estudios pero desafortunadamente sufrió un accidente, quedando así inmóvil de su pierna derecha, viéndose obligado a desertar nuevamente del colegio.

Estos dos jóvenes manifiestan tener gran inconformidad con la forma en que el país es manejado por unos pocos “los ricos” dejando al resto de la población colombiana desamparada.

Continuando con la historia de vida de Javier el manifiesta que debido al consumo de las drogas él empezó a robar viéndolo como un juego en compañía de otros amigos quienes lo hacían para poder comprar las drogas que consumían cuando estaban en las fiestas, también manifiesta que ellos no eran una banda o al menos ellos mismos no se atribuían como tal, mientras los habitantes los llamaban los ”JUNIOR” pero que sí, eran ajusticiados por una banda que había en su barrio conocidos como “ la banda de la esquina de peñita” la cual estaba conformada por jóvenes más grandes que ellos, nombre que heredaron años más tarde cuando estos fueron asesinados.

En el año 2001 según Javier llegaron a Puerto Tejada los paramilitares, con un lema, de dar muerte a todo el que hiciera daño en el pueblo, y empezaron a matar a todos los pandilleros del municipio y el sintió miedo por su vida, debido a que no se consideraba pandillero pero en el barrio a si lo llamaban y además decían que él era el jefe de la banda, razón por la cual su padre le dijo lo siguiente “hijo como a usted le gusta tanto las armas váyase a prestar servicio militar en lugar de estar delinquiendo y cuando salga le pagamos un curso en la policía o de suboficial del ejército” pero él le respondió lo siguiente “ yo no voy para allá a mi ningún guerrillero me ha hecho nada yo no soy ningún pendejo para ir a matar guerrilleros mientras son otros los de saco y corbata que se roban
  el dinero del pueblo”.

Cuenta Javier que para evitar que los paramilitares lo mataran se fue a vivir a puerto mallarín donde una señora que él no conocía, envista de que no tenía trabajo un amigo que estaba viviendo en Cali lo invita a trabajar en la galería santa Elena y el acepta, una vez allí ellos piden un préstamo a un señor “gota-gota” para iniciar el “plante” y poder trabajar vendiendo verduras. Luego de vender todo lo que ellos compraron se fueron  almorzar y el dinero se les perdió razón por la que su amigo le dijo que fueran a robar a una tienda con una granada que el tenia, luego robaron en el camino a un señor que distribuía gas, la policía los llevo presos  por 5 años, al salir de prisión mataron a su amigo y el regreso a puerto tejada donde también al enterarse que él había llegado lo querían matar otros jóvenes pandilleros que ni siquiera lo conocían que solo lo hacían por el hecho de que él había sido pandillero y pensaban que él quería llegar a retomar el “poder” en el barrio, mientras que solamente quería rehacer su vida por el buen camino, sin embargo en vista de que no le dejaron más opción  según él  le toco que volverse a armar formando otra pandilla con alguno de sus antiguos amigos y otros nuevos para defender el barrio  y defenderse él de los otros pandilleros  de otros barrios, ahí en ese momento empiezan a jugar un papel muy importante las famosas fronteras invisibles en los barrios de puerto tejada la cual a dejado ya decenas de muertos en este municipio, por “violar “ estas reglas  de convivencia de las pandillas.

En la actualidad Alex termino sus estudios de bachillerato en el 2009 y está dedicado a trabajar la construcción y Javier actualmente solo consume marihuana, aún sigue perteneciendo  a una de las pandillas mas nombradas de este municipio de la cual dice que no está obligado a permanecer por parte de sus miembros pero sin embargo si desertara de esta seria “blanco” de persecución fácil por parte de  las otras pandillas ya que no contaría con el apoyo de la pandilla a la que hoy pertenece y esto sería para él, la misma muerte o  tener que irse nuevamente del municipio. Pese a esto él se encuentra en tratamiento con una psicóloga y manifiesta sentirse mejor.